miércoles, noviembre 08, 2006

POR EL BIEN DE LA HUMANIDAD

"(...) Cuando leí todas estas referencias descubrí, para mi asombro, que a lo largo de toda la Historia ha habido resistencia... y amarga, exagerada, puntillosa resistencia... a cualquier cambio tecnológico que haya tenido lugar sobre la Tierra. Usualmente, la resistencia viene de aquellos grupos que enfrentan una pérdida de influencia, estatus, dinero... como resultado del cambio. Aunque nunca lo declaran como la razón de su resistencia. Es siempre el bien de la Humanidad lo que albergan sus corazones.

Por ejemplo, cuando las diligencias llegaron a Inglaterra, los propietarios de los canales objetaron. No porque ellos perderían dinero, aunque lo perdieran, sino porque temían por la Humanidad. Ya que las diligencias corrían a unos veinticinco kilómetros por hora, el aire que golpearía a los pasajeros, según el Teorema de Bernoulli, absorbería todo el aire de sus pulmones. (...)

Naturalmente, la gente de las diligencias se rió de todo esto, y lo único que tuvo que hacer fue hacer correr una diligencia a veinticinco kilómetros por hora con gente dentro, y mostrar que no habían sufrido ningún daño. Pero memorizaron el argumento... para cuando los ferrocarriles entraron en escena. (...)"


Isaac Asimov, "El futuro de la Humanidad", conferencia pronunciada en el Colegio de Ingenieros de Newark el 8 de noviembre de 1974.

Etiquetas:

5 Comments:

At 8/11/06 16:15, Blogger Fernando* dice...

Caramba, conocía la anecdota de cuando los ferrocarriles, pero no que ya tenía un antecedente mas primitivo :D
Eso no es mas que otro ejemplo de tecnofobia, en ese caso debido al dinero, pero en la actualidad, como el caso de las antenas de telefonía, de desconocimiento y miedo.

 
At 8/11/06 17:57, Anonymous Jorenob dice...

La verdad es que siempre, como bien dice Asimov, ocurre lo mismo, por cada cambio hay una especie de temor, y siempre suelen ser los mismos, los que temen el cambio, que lógicamente son las personas que en ese momento están bien situadas viviendo a cuerpo de rey teniendo sus monopolios, por suerte las necesidades obligan a los cambios. Todo esto generalizando mucho y bajo un punto de vista personal mío.

Isaac Asimov es un gran escritor, y sabe tratar la ciencia ficción como pocos, me alegra conocer por cpa un poco más de su vida.

Un saludo Jorenob.

Un saludo

 
At 8/11/06 23:34, Blogger Susana dice...

Jorenob: Si te gusta Asimov te recomiendo el texto entero de la conferencia. Creo que te encantará. No tiene desperdicio y está en el Emule.

Fernando: En eso llevas razón, muchas veces el miedo y el desconocimiento (y las pocas ganas de conocer, también) provocan este rechazo. Pero cuando leí el texto, lo primero que me vino a la mente fue el asunto de Internet y las compañías discográficas...

 
At 13/11/06 11:56, Anonymous Luis de Barcelona dice...

A mi me parece un poco absurdo eso de magnificar los avances científicos. Es verdad eso de que todo avance jode a alguien que luchara fervientemente en contra, pero tampoco está de mas pedir prudencia o escuchar a detractores aunque sean condicionados. Algo tienen que decir. Es evidente que probar si el ferrocarril es peligroso se soluciona subiendo a un mono, pero ¿cómo sabes si los avances genéticos no van a tener algún tipo de consecuencia desagradable? Una vez están ahí pueden usarse para muchas cosas. Es como la energia nuclear: es el gran futuro para este planeta, pero también una horrible posibilidad de destrucción. ¿Merece la pena? Sólo saldremos de dudas el día que volemos todos por los aires.

Besitos

 
At 13/11/06 23:57, Blogger Susana dice...

Estoy de acuerdo en que no hay que confiar a ciegas en nada, y en que se deben sopesar los pros y los contras de los avances tecnológicos. Pero no detenerlos por miedo o por los intereses económicos de unos cuantos.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

Creative Commons License
Las entradas publicadas en este blog están bajo una licencia de Creative Commons. Las imágenes, piezas musicales y textos en los que se indique expresamente esta circunstancia, pertenecen a sus autores.

Wikispaces