miércoles, agosto 16, 2006

HISTORIA CON HISTORIA: HÉCTOR BERLIOZ

HISTORIA: HÉCTOR Y HARRIET

Hoy les voy a contar una historia. Enciendan la chimenea (o el ventilador) y arrellánense en su butaca preferida...

Érase que se era un jovenzuelo de veintitantos años llamado Héctor. Su padre le había enviado a París para estudiar medicina. Cuentan las malas lenguas que fue el primer día que vio una disección cuando le entró una repentina vocación por la música. Sea como fuere, el caso es que el chico decidió estudiar en el conservatorio. Su padre expresó con cautela su opinión:

- Mira que te corto el grifo.

Y se lo cortó, pero al joven Héctor le importó bien poco. No me pregunten cómo lo hizo, pero se las arregló para seguir viviendo y además para no perderse un espectáculo: teatro, conciertos... Cuando uno se apunta a un bombardeo, como le pasaba a Héctor, es estadísticamente inevitable que de vez en cuando el espectáculo sea un tanto malo (¿verdad, Anonimia?). Una de esas representaciones de calidad cuestionable a las que asistió estaba protagonizada por Harriet Smithson, una actriz (según cuentan) de dudoso talento pero al parecer bastante jamona, de la que se enamoró perdidamente. Héctor tenía entonces veintitrés años, una edad tan buena como cualquier otra para hacer estupideces.

Cuando ya había recibido y leído varias cartas de Héctor, Harriet concluyó que el joven no era un dechado de salud mental y le dio calabazas. Para tratar de ligársela, Héctor hizo lo que mejor sabía hacer: componer música. Y le compuso una sinfonía enterita para ella sola: la Sinfonía Fantástica.

HISTORIA DENTRO DE LA HISTORIA: EL SUEÑO DEL POETA

La Sinfonía Fantástica es una de las primeras (y mejores) obras de
música programática, es decir, música pensada para contar una historia concreta, para desarrollar un argumento. Y lo que cuenta, en sus cinco partes, es lo siguiente (1):

1.- Sueños y pasiones.

Un joven músico desesperado se ha envenenado a sí mismo con opio y, en un largo sueño, tiene una serie de visiones y pesadillas, la idea de su amada viniendo una y otra vez a su cabeza. Recuerda las alegrías y depresiones del pasado, antes de que ella entrase en su vida, y luego el neurótico celoso en que se convirtió cuando ella entró en su vida, teniendo el único consuelo de la religión.

2.- Un Baile.

El segundo movimiento evoca la música de un baile, en el que con los giros de la danza, vislumbra a su amada otra vez.

3.- Escena en el campo.

El tercer movimiento fue muy difícil para Berlioz. En el campo, dos pastorcillos entonan una melodía con sus flautas para llamar a sus vacas. Todo es tranquilidad hasta que la amada aparece de nuevo, provocando inquietud en el héroe. El otro pastorcillo toca su flauta, pero esta vez no hay respuesta. En ese momento, el sol se pone acompañado de un trueno distante. Luego, predomina el silencio en la escena.

4.- Marcha al cadalso.

La Marcha al cadalso fue escrita en una sola noche. Nos trae el sueño del asesinato de la amada, por el que el héroe es condenado a muerte. La marcha, con su paso regular tiene sus momentos más salvajes, mientras la comitiva se abre paso entre a multitud que se agolpa para ver la muerte de héroe. la amada aparece en el momento en el que el hacha desciende sobre su cuello.

5.- Sueño de una noche de aquelarre.

El movimiento final es un aquelarre, una salvaje orgía de una celebración demoníaca. La imagen de la amada parece ahora una agudísima burla. Las campanas de la muerte se oyen por encima del himno del juicio final, que se mezclan con la danza.

No sabemos si Harriet fue a escuchar la sinfonía (todo indica que no) pero, en caso de que lo hiciera, no debió mejorar demasiado su opinión sobre la cordura de su pretendiente. El caso es que Héctor lo dejó por imposible y se marchó a Roma, donde ganó un premio que le obligaba a quedarse varios años (daban unos premios un poco raros, en aquellos entonces). Cuando volvió a París y se encontró de nuevo a la Smithson, ya había aprendido un poco sobre las mujeres y adoptó una táctica mucho más eficaz: amenazar con suicidarse. Tan eficaz fue que a los seis meses (si no recuerdo mal) estaban casados. Claro que a los pocos años se habían divorciado, al parecer porque ella estaba celosa del éxito profesional de él. En fin, la vida.


Para saber más:

Sobre Héctor Berlioz...

...Y sobre Harriet Smithson (en inglés).

Descarga recomendada:

Berlioz, Sinfonía Fantástica


(1) Colaboradores de Wikipedia. Sinfonía fantástica [en línea]. Wikipedia, La enciclopedia libre, 2006 [fecha de consulta: 16 de agosto del 2006]. Disponible aquí.

Etiquetas:

2 Comments:

At 19/8/06 10:28, Blogger Remo dice...

Fantástica (la entrada y la sinfonía). Me encantan los posts programáticos sobre mñusica programática.

 
At 19/8/06 21:40, Blogger Susana dice...

¡Graciassss!

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

Creative Commons License
Las entradas publicadas en este blog están bajo una licencia de Creative Commons. Las imágenes, piezas musicales y textos en los que se indique expresamente esta circunstancia, pertenecen a sus autores.

Wikispaces